31.12.17

Despidiendo 2017


El año pasado dije que iba a hacer que el 2017 fuese el 'año del fuego' y que le daría a Shamsia la atención que se merece, pero al final no ha podido ser. Mi intención era tanto revisar y publicar la primera novela del universo Akaram, como crear por fin una obra interactiva que es el inicio de una saga y que lleva demasiado tiempo en notas y en mi cabeza. Es cierto que empecé el año bastante bien y le di un empujón a 'Fuego en el amanecer', pero muy pronto el año se me empezó a complicar y perdí algo de interés en la obra. Por otra parte la novela también tuvo un par de lecturas, pero, en realidad, no logré ponerme en serio a reescribir.

¿Qué he hecho este año entonces? Como siempre me parece poca cosa, pero hagamos una lista:

  1. Han caído unas cuantas Sillyberrys, incluyendo alguna muy gamberra y, para finalizar el año, una improvisada que ya está hecha pero que aún no hemos sacado a la luz.
  2. El año empezó a plantearse más en serio con la 'jam del mar', donde cogí una canción de mi querida Värttinä y quise hacer un relato continental de mi universo de 'Hierro y pólvora'. No logré ir demasiado lejos, pero he de reconocer que en la jam salieron cosas interesantes, y al menos improvisé un P&P, KALA, que se ha descargado bastante desde mi cuenta de itchio. Sobre todo lo más importante es que en esa jam se creó la primera versión de Tuuli, que ha acabado siendo una gran clasificada en la competición anglo con excelentes comentarios sobre su calidad literaria, algo que es la primera vez que nos pasa con una obra traducida. Me gustaría pensar que ayudé algo si le descubrí Trä a Rubén, pero la verdad es que no lo sé.
  3. Durante el verano estuve revisando varias obras, tanto interactivas como de ficción lineal, pero sin llegar a ninguna parte con ellas.
  4. Luego llegó la publicación de una novela compuesta por cuentos escritos a dos manos con Pablo -Depresiv- que parece que a gustado bastante a los que la han podido leer, y aproveché el momento para montar una versión en papel del resto de mis obras publicadas en Amazon, así que ya las podéis disfrutar tanto en papel como en electrónico a unos precios de risa.
  5. He estado por ahí también con Pablo en el proyecto de un juego de mesa, que tenía buena pinta, pero no sé si irá mucho más lejos.
  6. Y cuando llegó la Ectocomp, decidí intentar dos obras interactivas, una corta en tres horas y una mucho más ambiciosa, retomando el relato interactivo abandonado durante la jam del mar. Logré hacer la corta, claro, pero no avancé casi nada en la otra.
  7. Lo interesante de los dos intentos de hacer 'La Torre y el Mar', es que me obligaron a revisar mi material sobre el universo extraño de 'Hierro y pólvora', así que decidí intentar hacer este año una nano titulada 'El Cielo sobre La Vieja', pero mi vida se ha complicado desde Noviembre y no he logrado ni hacer las primeras 50.000 palabras.
  8. Y mi último proyecto, también ha sido de literatura lineal, una novela a tres voces de algo parecido a ciencia ficción con el título provisional de 'En el mar de hierba'.
Este año he intentado, muchas cosas diferentes, pero no he producido demasiado como podéis ver, así que creo que este año no voy a poner propósitos nuevos, creo que va a ser mejor seguir el espíritu de esta jam de itchio que vi el otro día y que me hecho gracia.

14.11.17

Hoy he visto lo absurdo


Hoy he visto lo absurdo.

Hoy he visto felicitar por la calidad y realismo de un dibujo pixelado...
en un foro de juegos retro.

Hoy he visto un enorme bus americano haciendo propaganda contra el cambio climático...
en la ciudad más contaminada del mundo.

Hoy he visto a una multitud informarse en su móvil de la necesidad de ahorrar energía...
en un atasco con cada persona en su propio coche.

Hoy he visto a un político diciendo que el sistema de pensiones no era sostenible...
justo tras verificar sus fondos opacos en un paraíso fiscal.


Hoy he visto lo absurdo.

Hoy he visto cómo te alejaba de mi vida...
porque ya llevabas demasiado tiempo.

30.10.17

ECTO 2017


Por si no os habéis enterado quedan horas para que finalice el plazo de la ECTO de este año. Pero aún estáis a tiempo de hacer una obra para la versión de tres horas. Sí, habéis leído bien, hacer una obra interactiva en tres horas.

Y sí, se puede, la mía la hice con el reloj en la mesa y en exactamente tres horas, sin descontar siquiera la media hora que usé para comer.

Veo que ahora mismo quedan doce horas.

:)

Quién sabe, igual intento hacer otra obra algo más ambiciosa, ¿algo que me cueste cuatro horas?

Buah... no sé, no sé...

13.9.17

Cómo hago una baya tontita...

No creo que desvele nada si cuento que desde hace unos cuantos meses ando haciendo bayas tontas

La cosa comenzó con mi participación en el encuentro organizado por librojuegos.org el año pasado en Madrid. Tenía bastante interés en charlar con varias personas que no fueron al encuentro, así que quedamos más tarde en tomar unas cervezas y la tarde/noche se tornó un poco loca. 

Finalmente nos retamos a hacer cada mes una obrilla experimental de ficción interactiva que fuese 'modernilla', lo más innovadora que pudiésemos cada uno pero sin pasarnos con el esfuerzo invertido, esfuerzo que fijamos en no más de unas pocas tardes. Me temo que en lo de limitarnos en el esfuerzo invertido hemos fracasado bastante, porque sé de primera mano que algunas obras, tienen muchas horas de esfuerzo detrás; pero aún así no dejan de ser obrillas experimentales que juegan más a buscar un concepto interesante que un acabado depurado e impactante.

Y estoy muy contento con ellas. Realmente han aparecido cosas muy diferentes y bastante interesantes frente a lo que solemos hacer en esto de la ficción interactiva. Y eso está muy bien, porque cada cosa nueva que se hace provoca que a alguien se le ocurra algo nuevo adicional y así en una espiral de novedad abrimos el campo de esto que amamos... y en el caso de los participantes de las sillyberrys (se participa por invitación pero tampoco es que nos pongamos exquisitos, así que si estáis interesados preguntadnos), nos estamos picando y mucho con estas mini-creaciones.

¿Y cómo las hago?

Bueno, para empezar las sillyberrys tienen dos restricciones. La primera es un texto que tomamos de un libro de microcuentos al azar y sobre el que debemos inspirarnos -debe tener algo que ver, o tener palabras relacionadas, etc...- y como si eso no fuese lo bastante complicado sorteamos un orden de asignación de putadillas y cada uno de nosotros pone una restricción adicional a otro de los autores. Estas restricciones las podéis ver en la web junto a la obra, como por ejemplo:
Restricciones:"...Debimos tener algo tan grande, para que seas tan importante...", "Sobre Fútbol"
Lo primero que necesitas es una idea que tenga 'garra'. En esto las restricciones ayudan mucho, porque te dejan a veces tan maniatado que la propia desesperación te lleva a una idea extraña e interesante. Sí, sí, eso funciona, y curiosamente muy bien.

Con la idea en la mano normalmente tienes que ver si eso funciona, si realmente tiene garra o no. Normalmente escribo un texto de prueba, o monto un pequeño prototipo. Si no funciona, lo deshecho y vuelvo a probar.

Y, finalmente, llegada la implementación, yo siempre uso Squiffy, porque me resulta bastante sencillo organizar el flujo de la obra con él y complementarlo con código Javascript. A veces el resultado es bastante aberrante para un Squiffy, por ejemplo, esta obra tiene este código. Pero eso es bueno, significa que nos estamos esforzando en retorcer las herramientas de creación hasta sus límites. Pero se han usado otras herramientas como Ink o el más habitual Twine.

Si queréis intentar crear alguna obra parecida siempre podéis coger un reto al azar de algunas de las obras de la web e intentar escribir vuestra propia mini-creación. Y si queréis intentarlo con Squiffy os recuerdo que tenéis disponible este breve tutorial.


28.6.17

Jam del Mar (y final)

Al final no he podido completar la obra (y ni de coña la termino de aquí al viernes), la añadiré a mi pila de proyectos de I7 a terminar algún día.

A modo de compensación os copio aquí la intro de la historia:

La guerra ha terminado, porque habéis sido derrotados.
Ni las altas murallas de la Vieja Ciudad del Ponto, la eterna Poliqueroesa, ni el valor de los descendientes de Alejandro, ni la fiereza de los lugiones, ni la pólvora de los líberos viajantes, ni la pureza de la Iglesia, ni el hierro forjado de los rollones pudieron detenerlos; pues el destino que ellos parece ser gobernar todo aquello que esté bajo su dios, Tengri, el Cielo.
Pero aún quedaba la Más Grande de las Naciones, o eso pensábamos. ¿Cómo podía sucumbir la Sacra Gudilia ante una horda de salvajes iletrados e impíos? ¿No era acaso la nuestra la nación que descendía de los Hombres Altos? ¿No era acaso la descendiente de los Hombres del Pelo de Mara? ¿No dominábamos por encima de las otras naciones maranas las ciencias y la hechicería? ¿No éramos los herederos del Primer Templo, del enrejonado de los grifos y los dominadores de las naves del cielo?
Habíamos cruzado el Mar Ancho, sobrevolando sobre los monstruos arrojados allí por los viejos dioses, habíamos encontrado las tierras de más allá y llevado la fe hasta una tierra de hombres y mujeres sumidos en la oscuridad. Éramos el pueblo nunca tocado, ¿cómo podríamos ser tocados ahora?, ¿cómo podríamos ser derrotados?
Pero lo hemos sido. Como el resto de los reinos iluminados por Mara, hemos sido vencidos por los nuevos señores venidos desde el Este. Y cómo el resto de los hechiceros tu poder ha sido extirpado por un Sacerdote Negro de Erlik y arrojado a las tenebrosas profundidades del Tártaro.
Sin tu poder no eres diferente a cualquier otro hombre. Sin tu poder no eres un peligro para los nuevos señores, y vales más libre y testigo de su victoria que esclavizado en una mina.
Por eso estás libre, de nuevo en este viejo puerto, lugar de tu infancia, al que no había regresado desde tu día del ungimiento y el descubrimiento de la luz de tu interior.
Aquí estás, de nuevo, en el destartalado puerto de Brigantia, a la vista de la Vieja Torre de los Fuegos, desprovisto de tu propio fuego, desprovisto de tu honor.

Supongo que muchos habrán reconocido que se trata del mismo mundo alternativo en el que transcurren las historias de Colonos de Tulgia. Cuentos de hierro y pólvora, pero esta vez en el lado europeo.

He reconocer que me gusta ese universo y los textos que quedan escribiendo sobre él, así que tendré que terminar esta obra, revisar la anteriormente mencionada y retornar de más formas al mismo.

2.6.17

Jam del Mar (II)

Las pocas respuestas que han llegado reclaman simulación, vamos una tradicional aventura tradicional con un contexto de simulación y mucha ambientación emergente (a provecho para incluir esa entrada de la wiki del caad, que he visto demasiadas veces confundir 'ambientacion' con efectos multimedia o similares).

¡Qué rollo!

Me parece que el apego por el antiguo paradigma por estos lares es excesivo. Sobre todo ahora que he visto lo que se puede hacer desde el otro lado de forma más extensiva con las participaciones de la Comp y sobre todo con las maravillas que he llegado a ver en los Sillyberries.

Pero he decidido en esta ocasión dejarme llevar totalmente por las fuerzas del caos más completo, así que como lo más mencionado ha sido la simulación y rollo aventura pues eso vamos a hacer.

Reabriendo el Inform 7 y veremos que sale en un mes.

Además para seguir con el caos he hecho una búsqueda de puertos abandonados o no a ver si alguno me sugería algo. El primero que me gustó tenía palafitos y un hechicero:


La verdad, es que me parecía enormemente inspiradora, pero no tiene mucho de mar, así que seguí buscando, pero algo usaré de esta imagen. Luego encontré un montón de imágenes de fantasía de ciudades enormes en ruinas junto al mar, incluyendo algunas con colosos que me parecieron muy interesantes... pero eso sería una locura siquiera pensar en sacar algo con eso en un mes.

Finalmente creo que me quedaré con esta como fuente de inspiración:


Así que parece que va a haber un torreón solitario en una cala oculta al mar.