29.7.16

Tutorial de creación de ficción interactiva - Huesos (2)


Pues ya hemos leído un poco de información general sobre de qué va todo esto, hemos escogido un tema y más o menos una historia. Además hemos escrito un relato corto de literatura tradicional para verificar que la historia puede tener interés y que además nos apetece contarla.

Va siendo hora de escribir algo interactivo. Lo primero que tenemos que escoger es que subclase de relato interactivo vamos a crear. Hay muchas opciones. Por ejemplo podríamos crear un librojuego, y cuando digo librojuego digo librojuego, montando el relato en una página con número de secciones y con enlaces 'manuales'. En definitiva algo muy tradicional que podría ser impreso en papel o distribuido en PDF. Estrictamente hablando esto entra dentro de la ficción interactiva; cuenta una historia y hay cierto grado de interacción con el lector, ya que éste puede más o menos escoger el curso de la acción. Podríamos yéndonos al extremo contrario hacer una recreación de la escena en forma de web-comic o de aventura de point-click en donde unos bonitos gráficos rollo Mignola nos descubren escenas en claro-oscuro de tétricos túmulos y civilizaciones desaparecidas. O finalmente podríamos crear una aventura conversacional tradicional con sus gráficos arriba que fuesen cambiando con la escena. Todo eso sería una ficción interactiva y os serviría para participar en la comp

En este tutorial nos vamos a centrar en dos clases de relatos interactivo: primero haremos una hiperficción a caballo entre la ficción explorativa y el librojuego y luego transformaremos la misma historia en aventura conversacional. Así podremos comparar las herramientas, el proceso y los resultados, y sobre todo podremos destacar las diferencias narrativas que implican ambos subclases de ficción interactiva.

La primera versión requiere de una herramienta de librojuegos/hiperficción, en nuestro caso de una que genere una obra digital, preferiblemente publicable en forma de web.  Hay muchas, pero nosotros usaremos Squiffy que me resulta particularmente sencilla. Squiffy tiene en inglés un aceptable tutorial interactivo y documentación. En español disponemos del post de Incanus, así que no voy a entretenerme demasiado en describir Squiffy. En lugar eso os iré explicando lo que vayamos necesitando poco a poco.

Lo primero que tenemos que saber es que hay 'secciones' indicadas por doble corchete, que son como las escenas que se van presentando a nuestro usuario y 'pasajes' que son textos adicionales que aparecen cuando se pincha en su enlace pero que en el fondo no hacen 'avanzar' la acción. Realmente se trata de una división completamente arbitraria y en la práctica podríais usar el uno por otro, pero es mejor tener en la cabeza que una [[sección]] es una escena o un paso y que un [pasaje] es información adicional.

Lo primero que tenéis que hacer es decidir si vais a usar el editor online o el offline, y en este segundo caso descargarlo e instalarlo -todo lo cual viene explicado aquí. Empezaremos creando una nueva obra a la que llamaremos -evidentemente- 'Huesos'. Y aquí tenemos nuestra temida hoja en blanco que vamos a romper primero de todo poniendo el título de la obra:

@title Huesos
Es buena práctica aunque no necesaria en Squiffy poner un punto de inicio e indicarlo en el principio del documento. Esto se hace así:

@title Huesos
@start Inicio
[[Inicio]]:
...

Además a mi me gusta mucho que cuando van pasando las escenas se borre el contenido de las escenas anteriores, esto en Squiffy se consigue poniendo una acción de borrado en la 'sección general' que es [[]] que se ejecuta antes de cada sección. Con esto tendríamos:

@title Huesos 
@start Inicio
[[]]: 
@clear
[[Inicio]]:...
¿Cómo traspasamos el relato a nuestra obra interactiva? El primer intento sería coger, por ejemplo, el primer párrafo y copiarlo tal cual en la sección de inicio a ver qué pasa, o sea:

@title Huesos
@start Inicio
 
[[]]:
@clear
 
[[Inicio]]:
A ciegas chocó la piedra de chispa con la piedra de sol. Los primeros golpes sólo iluminaron sus viejas manos un instante, pero la paciencia de la anciana le permitió encender la yesca de hilachos carbonizados. Piedra de chispa de las tierras remotas del sur, piedra de sol del remoto norte y yesca que era de andrajos, sí, pero de hilos de la mejor calidad, sacados de su mejor viejo vestido. Lo mejor que había encontrado en su casa, porque nada podía fallar. Lo que tenía que hacer era demasiado importante.
 Podéis descargar este estadio del relato aquí si estáis muy vagos.

Pero si corréis esto veréis que en realidad no funciona. La razón por la que no funciona es sutil pero importante. Cuando estamos creando ficción interactiva, incluso una menos explícita como la que vamos a hacer, hay que invitar al usuario a que tome las riendas de la narración. Con este primer párrafo estamos haciendo dos cosas que lo alejan de ello, primero estamos creando una protagonista exterior al usuario, es decir no estamos diciendo 'Chocas la piedra' ni siquiera 'Chocaste la piedra', y encima estamos comenzando con una acción de esta protagonista externa. Eso lo aleja aún más de tomar el control, que es algo que no queremos.

Hacer al usuario el protagonista es la opción habitual, así que vamos a mantener a la protagonista externa para que así incluso gente que ya ha hecho ficción interactiva encuentre en este tutorial cosas nuevas de interés. Pero tenemos que empezar con algo que sea más 'descriptivo' e invitar al usuario a tomar la acción por él mismo, aunque sea de forma muy indirecta en este caso.

Yo he reescrito el inicio de esta forma -que podéis descargar de aquí-:

@title Huesos
@start Inicio
 
[[]]:
@clear
 
[[Inicio]]:
Lo más impresionante era el silencio. Lo más terrorífico la oscuridad. En el mundo de los vivos el sonido lo permea todo. Los ruidos son constantes. Los trinos de los pájaros. Las llamadas de las cigarras. Los berridos del ganado. Las voces de a gente. La vida es ruidosa. Hasta los espírtus más cotidianos como el arroyo y el viento se anuncian con el sonido.
 
Sin embargo los muertos viven en el silencio frío y oscuro del túmulo. 
No es un lugar para los vivos, ni lo era para ella, una anciana.
Ahora ya podemos incorporar algo de interacción poniendo algunos pasajes y recuperando la acción descrita en el primer párrafo del relato y parte de uno de los siguientes, quedando de esta forma -se puede descargar de aquí-:
@title Huesos 
@start Inicio 
[[]]: 
@clear 
[[Inicio]]: 
Lo más impresionante era el silencio. Lo más terrorífico la oscuridad. En el mundo de los vivos el sonido lo permea todo. Los ruidos son constantes. Los trinos de los pájaros. Las llamadas de las cigarras. Los berridos del ganado. Las voces de a gente. La vida es ruidosa. Hasta los espírtus más cotidianos como el arroyo y el viento se anuncian con el sonido. 
Sin embargo los muertos viven en el silencio frío y oscuro del [túmulo]. 
No es un lugar para los vivos, ni lo era para ella, una [anciana].
[túmulo]: 
A ciegas chocó la [piedra de chispa] con la piedra de sol. Los primeros golpes sólo iluminaron sus viejas manos un instante, pero la paciencia de la anciana le permitió encender la [yesca](piedra de chispa) de hilachos carbonizados. Sopló con suavidad la yesca prendida, hasta que tuvo en su mano encallecida una minúscula llama roja con la que pudo encender la lámpara de aceite. Levantó la luz sobre su cabeza, sintiendo dolor en el hombro que nunca se le había curado del todo. Allí estaban. Unas detrás de las otras, algunas en hileras, la mayor parte amontonadas de forma desordenada. Allí estaban las tinajas con los huesos de los antepasados.  
[piedra de chispa]: 
Piedra de chispa de las tierras remotas del sur, piedra de sol del remoto norte y yesca que era de andrajos, sí, pero de hilos de la mejor calidad, sacados de su mejor viejo vestido. Lo mejor que había encontrado en su casa, porque nada podía fallar. Lo que tenía que hacer era demasiado importante. 
[anciana]: 
La piel estaba tan arrugada como la tierra seca del verano y tan fina que parecía que los huesos, doloridos y cansados, podían verse a su través. Muy pronto su lugar sería en aquel túmulo junto con los antepasados, pero aún no, aún tenía un último trabajo que completar.

En la siguiente entrega veremos los problemas que conlleva la existencia de muchas tinajas y cómo podemos convertir algunas de las elipsis del relato en una interacción que sea satisfactoria.

4 comentarios:

  1. Esto va tomando cuerpo, caramba ¿Puedo citar esta serie en el portal librojuegos.org?

    [INCANUS]

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Johan:

      Es tu blog, son tus post;para este caso, sin tu permiso, no hago cosa alguna.

      Atento a tu respuesta,

      [INCANUS]

      Eliminar
    2. Todo lo que está en mi blog se puede publicar sin pedir permiso, duplicar o lo que se quiera. Sólo en el caso de obra literaria espero que al menos me pregunten antes de copiarme...

      Eliminar